Hechos de ciudad

Marta no conocía el cine. A pesar de sus treinta y siete años, nunca había disfrutado la pantalla gigante, el sonido vibrante y la diversión colectiva, inventada ya hace más  un siglo por los hermanos Lumière.

Cualquiera de los de nuestra vida pensaría que eso era inconcebible. Pero sí, hay muchas “Martas” en el mundo que están excluidas de tan exquisita distinción,

Quisimos ponerlo coto a tal situación y la llevamos a un prestigioso centro comercial para compartir con ella en familia y sacarla por una noche de su rutina de doméstica.

Todo fue para ella sorpresa, admiración, se reía de todo, gritaba con las luces. De repente tenía tres años y no pensaba en grasa y hollín. Se imaginaba que ese entornó que invitaba al consumo era la felicidad.

Llegó la hora de ir al baño. Marta entró acompañada de las niñas. No salía del cubículo del inodoro y las niñas le tocaban la puerta, asustadas por la tardanza. Marta no encontraba la perilla para descargarlo y estaba angustiada ante la vergüenza que aquello le ocasionaba. Ya ni tan feliz era el lugar, algo le indicaba que ella no pertenecía ahí. Las niñas le explicaron que bastaba con que ella se alejara y zas! Se descargaba solito, como si hubiera un mago cerca.

Vino el espacio de lavarse las manos y luego secarse con la misma rutina de desconcierto y apoyo. Las niñas se reían inocentes de la situación y Marta se reía de si misma como sin poder salir de la confusión. Del moderno lugar.

Marta tiene dos hijos. No vienen con ella ninguno. Ella reúne al mes, juntando dos trabajos como doméstica, seis mil pesos. Viven en una casa compuesta de una sola pieza y un baño fuera del lugar. Paga 500 pesos de alquiler y envía algo de dinero a las familias que le a acogen a sus hijos. La hija mayor de Marta tiene 18 años y no le gusta mucho vacacionar en la pieza, por lo que sus visitas a su madre con escasas.

El pequeño vive en una casa cercana y lo puede ver más a menudo. Marta siempre está riendo y parece que vive en un mundo ajeno. La pobreza le pesa de nacimiento y por más que se esfuerce, jamás será una asidua visitadora del Mall, ese indicador moderno que parece marcar que estamos adecuados a este mundo.

La exclusión tiene mil caras y Marta conoce más de la mitad de ellas. La ciudad desecha sin decirlo a quienes no alcanzan, nos solo a pagar (ella nunca podría darse el lujo del cine del Mall ni de ningún otro con su salario), sino a quienes no entienden los exclusivos aparatos que nos hacen reírnos de nosotros mismo ante nuestra torpeza de ignorar los avances de la tecnología.

El cuento de Marta fue gracioso, más sin embargo doloroso. La ciudad es cruel de manera cotidiana y marca cercos invisibles que vedan la integración de los más bajos quintiles.

Anuncios

Un comentario sobre “Hechos de ciudad

  1. Juan Luis yo voy mas lejos, yo le regalo un pasaje al amazonas, si un funcionario del gobierno es capaz de pasar un día con 104 pesos, es mas voy todavía mas lejos, se lo regalo si es capaz de vivir un día con el valor total de la tarjeta solidaridad, es tan fácil hablar de reducción de pobreza cuando tu estas del otro lado, me decepciona que los funcionarios-as del presidente Medina se conformen con tan poca cosa, la pobreza de este país esta en el sistema, es estructural y hasta que no se rompa con las bases que reproducen la pobreza, seguiremos poniendo parches con políticas asistencialistas y ademas clientelar en donde los jóvenes profesionales no consiguen
    trabajo porque no son del partido de gobierno, es lamentable que en este país sigan pasando casos como el de la ciénega por falta de una política seria de vivienda que acabe con esos cinturones de miseria de las orillas de los ríos, estoy molesta, estoy indignada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s