¡Qué cabellos más feos!

“Qué fea!! Qué cabellos más feos, son horribles!!” le dijo una profesora de lenguas de la UASD a una amiga negra, que orgullosa de su negritud, ha decido dejar su pelo de manera natural y en los que de vez en cuando se hace trenzas o se coloca accesorios muy característicos de nuestras raíces africanas. “Yo no sé por qué las mujeres se ponen eso, eso lo hacen las haitianas de orilla” continuó diciendo la profesora a mi amiga delante de más de cuarenta personas en el aula.

Ana, mujer joven, luchadora, le respondió con la altura y calidez que le caracteriza. Se quedó en la clase, con entereza y mostrando orgullosa su persona, mientras la profesora se auto adulaba, enumerando sus múltiples viajes y títulos universitarios, que si bien le han enseñado mucho de letras, no así de respeto y dignidad humana.

La profesora al igual que muchas personas, tiene interiorizada esa discriminación estructural a lo negro, a lo haitiano o a lo que tenga parecido. El Profesor Carlos Andújar comenta en su libro La Presencia Negra en República Dominicana, que este rechazo viene dado desde el mismo momento de la colonización, ya que como país nos hemos concentrado en resaltar la herencia hispánica y hemos invisibilizado, promovido por las clases dominantes, nuestras raíces africanas, nuestras características de cultura mezclada.

Los comentarios emitidos por la profesora, según me cuenta Ana, estuvieron cargados de expresiones de asco con gestos de desprecio, esas acciones simbólicas con las que cargamos y dejamos ver aunque no seamos conscientes de ellos. Pero ¿Solo a la profesora de la UASD le pasa eso?, No. Los imaginarios de “belleza” son inducidos por los modelos occidentales, ya es sabido y es cotidiano. Un hombre le dice rubia a una mujer de tez y cabellera negra creyendo que le está alagando, “es negro, pero bueno”, “ese es azul” “negro come coco” son algunas de las frases que se escuchan en lo cotidiano y que repetimos como papagayos sin detenernos a pensar en la carga discriminatoria que tienen las mismas o tal vez, que se yo, no queremos saberlo.

Lo de Ana no es personal, es parte de la injusticia estructural de lo que son víctimas tantos excluidos en el país. Esa que se nos hace natural, al grado que convivimos con ella y nos hace cómplices o truhanes.

Mientras Ana me contaba me iba indignando más… Estamos hablando de una joven que recién entró a la universidad. Que por la misma discriminación estructural, de la que está impregnada la profesora, la Junta Central Electora le negó una copia de su acta de nacimiento bajo el argumento de que sus padres son haitianos, desconociendo que ella nació aquí, que tiene una vida civil y comercial activa. Por esta situación Ana duró más de dos años sin poder entrar a la academia, siempre cargada de sueños y deseos de ser socióloga. Es mucho, admiro su entereza ¿Acaso no es suficiente tener su vida paraliza por tantos años? ¿Cómo se siguen profundizando frases que laceran tanto? ¿Cómo en su primer semestre ya Ana retiró una materia, no porque no tiene tiempo o tiene bajo índice, sino por la cantidad de sustancias que se depositan en letrinas que le dijo la profesora?

¿Vergüenza para o de Ana? Puede ser, sin embargo creo que fue más indignación. Se defendió ante sus compañeros, lo socializó en las redes sociales para que sus amigos sepan y en ningún momento dudó lo que es, ni cambiarse el pelo para adecuarse a lo “bonito” que considera la señora o para estar “peiná'” como muchos dicen cuando una persona se deja el pelo rizo, crespo, al natural. La Vergüenza la debe tener la profesora, a la que creo no merece el título de tan digna profesión, por lo irrespetuosa y lacerante que fue. Vergüenza debe darnos como país, que hemos venido promoviendo una identidad vacía, segada por lo que grupos de poder entiende debe ser, dejando de lado las costumbres, los modos de proceder de dominicanos/as que “son distintos” y que son la mayoría. Vergüenza debe darnos como país, que no hemos sido capaces de reconocernos, como hace años se reconoció Ana María, mujer, negra, de pelo crespo y bonita, Si profesora, bonita….

Anuncios

2 comentarios sobre “¡Qué cabellos más feos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s