Sobre desobediencia civil ni qué ocho cuartos

Escrito el 12/11/2011

 

Trabajado a partir de una lectura de un artículo de la revista ENDOKA: Serie Filosófica. De Carlos Gómez Sánchez (Gómez, 1998).

Cuánto extraña que siendo los hombres los que “construyeron la historia” tengamos que recurrir a Antígona –una mujer- para hablar de desobediencia civil. Ella que en solidaridad con su hermano fenecido en combate y acusado de traidor, disiente de todo un sistema y le da santa sepultura, al unísono que con su propio ser se sacrifica para impugnar lo establecido, “pues sigue los dictados de su conciencia y arrostra la muerte”. Sentando un principio ético, luego transitado por Sócrates, de correr sus propios costes y no escurrirlos a los demás.

A pesar de que en ese momento no existía el término de desobediencia civil, se pude hacer un silogismo con aquellos debates en donde se recurría al concepto de leyes divinas o naturales, que aunque no escritas, se consideraban por encima de las proclamadas por los hombres. Y que de alguna forma, durante la Edad Media y luego en la moderna, fomentaron debates sobre el tiranicidio, el derecho a la rebelión frente al opresor que dieron sustentos a acciones de liberación.

Leer documento completo Sobre desobediencia civil ni qué ocho cuartos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s