Mujeres de Los Llanos, mujeres de Dios

Los ojos de Leticia no me miran. Conversando con ella sobre desarrollo, esquiva mi mirada. Me tiene vergüenza. ¡Si pudiera quitarme mi vestido de ciudad! Sus ojos son lindos. Ella es linda. Muchacha campesina, limpia de alma. Quiere ser diseñadora porque quiere desarrollarse y para eso hay que salir del campo.

El campo será, en su futuro, un remanso, un lugar en su cerebro de recordación sobre tiempos bonitos y difíciles. Allí ella llevará a sus amigos y harán un buen can. El es, en su mente, una etapa que tiene que superar.

Leticia es promotora de pecuaria. Me cuenta con eses ojos brillantes, juguetones, hambrientos y sonrientes, más que con su boca, que ya hizo un parto a una chiva. Ella se emociona. Pero no quiere un oficio que la deje en el campo. Ella quiere desarrollarse, vivir en Boca Chica y después, vendrá algún día a Los Llanos. Ella dice que el campo siempre está dentro de uno.

Anuncios

Un comentario sobre “Mujeres de Los Llanos, mujeres de Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s